jueves, 26 de enero de 2017


 
NO SOMOS UN ACASO
      No tiene hilos la golondrina. Cuando llega el otoño acude a su labor de   
     despeinar los vientos.
 
                              Lejos,
                              parte
                              más lejos.
 
     Pero no conoce el fuego ni las puertas ni la uva que endulza las venas de
     septiembre, ni conoce las sábanas, su secreto fragante.
 
     No tiene raíces que entramar con la tierra. Mira siempre más lejos, donde tú
     ya no eres. Donde tú ya no ves.
 
                               Y deja
                               solo palabras,
                               la música profunda
                               de su canto.